Erika y Adrian

El día se presentaba lluvioso y con frío, a cualquiera le podría parecer que podrían salir de todo menos unas bonitas fotos, pero una vez más se cumple la ley de lo que no importa es el lugar ni el entorno, ni tan siquiera el clima. Lo que de verdad importa son ellos, osea vosotros.

 

Erika y Adían fueron más que suficientes para poner ternura y calidez a las fotos, dieron rienda suelta a su ser, fueron ellos mísmos desde el principio. Aparecieron en su Seat Ibiza Rojo, se bajaron con una sonrisa, estaba todo echo me dije. A escasos diez metros estaba un parque en el cual comenzamos paseando hablando de sus vidas y yo de la mía, intercambiamos opiniones ya que la lluvia nos estaba dando una breve tregua…

 

Entre charla y charla ellos se iban besando y dando abrazos, de esto poco os voy a contar, pues lo veréis… yo como uno de aquellos arboles solo fui testigo.

 

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *